Inicio Rodolfo Galeria Media Site
 
 

 

 
Feb
17
 
escrito por Mireia| en 2016|| Categoría: Entrevistas
 

En su última película repite de Rey Católico, personaje que, dice, está lleno de registros y es astuto e inteligente. Reconoce que tanto la pantalla grande como la pequeña son generosas con él.

Está que no se baja del trono. En La corona partida, de Jordi Frades, vuelve a ser Fernando el Católico.

Aunque parezca mentira, vuelvo. En el momento en que ya parecía que dejaba la corona y el trono apartados, Televisión Española y Diagonal tuvieron la idea de contar ese tramo que hay entre la muerte de Isabel y la llegada de Carlos V y hacer una película. Me encanta el personaje y me divierto mucho haciéndolo.

A ver si va a acabar creyéndose rey de Aragón.
Estoy teniendo la suerte de hacer otros muchos papeles, como en El Ministerio del Tiempo. Así que el trabajo me exige quitarme rápidamente los personajes de encima.

¿Cuánto ha llovido desde que hacía de Nico en Al salir de clase?
Pues bastante. El primer año de aquello era el 98. No es lo mismo hacer aquellas tramas adolescentes que conquistar Granada.

Y usted está más por la conquista de Granada.
Hombre, al final, como actor te divierte más la conquista de Granada.

Ya puestos, ¿dónde le hubiera gustado reinar?
Yo con intentar reinar en mi vida ya tengo bastante.

En Isabel hacía mucho la pelota a la reina, pero luego le daba muy mala vida. ¿Es su conducta habitual?
En absoluto. Yo estoy en pareja, muy a gusto y muy tranquilo y sin ningún quebradero de cabeza como los que le traían a Fernando esas situaciones.

Ha pasado por muchos personajes. Aquel pedazo de cura televisivo de La Señora…
Es una serie que llevo en la memoria y en el corazón, porque me trajo muchas alegrías y fue un exitazo, un paso adelante en la ficción española.
Se empezaban a hacer las cosas con calidad. Y ya estaba Jordi Frades dirigiendo, como luego ha hecho con Isabel y con La corona partida.

¿Ser ahijado de Adolfo Suárez le ha dado curiosidad por la política?
Tengo la curiosidad que puede tener cualquier ciudadano, no más porque Adolfo fuera mi padrino. Y como últimamente está todo tan interesante…

¿Si existiera su Ministerio del Tiempo a qué siglo se iría?
Pues no lo sé… Como curiosidad me iría a ver cómo se construyeron las pirámides de Gizah, al antiguo Egipto. Y en el sentido emocional, a cualquier sitio donde estuviera mi padre y me pudiera tomar una copa con él.

Acepta que lo suyo es siempre de mucha pasión. ¿Será la mirada, la corona, la espada, sus otras armas?
He interpretado personajes muy apasionados, la verdad. Y lo agradezco, porque eso implica que sean divertidos de hacer, sobre todo cuando tienen un largo recorrido en una serie. De un personaje frío, anodino, que no hace nada nunca, a lo mejor te acabas aburriendo. Yo utilizo un poco todo, y lo que más, la intuición y la pasión. Intento hacerlo lo mejor que puedo y darlo todo.

Representa muchos personajes de sufrir. ¿La comedia no le quiere?
No lo sé. El Ministerio del Tiempo es una serie que tiene cierto humor. No es una comedia, pero tiene un tono de humor. Pero es verdad que de momento me han ido tocando personajes más dramáticos.

Una vez me dijo que buscaba ser una mezcla de Brad Pitt y Tom Cruise. ¿Lo ha logrado?

Yo creo que no, que por suerte he conseguido ser Rodolfo Sancho, que al final es lo que me interesaba y lo que me funciona. Intentar ser uno mismo.

¿Y ahora qué va, a por George Clooney?
No. Ahora ya me he asentado en mí mismo y estoy muy a gusto conmigo y con cómo me va. Confío en que me siga yendo igual.

¿Encantado de haberse conocido?
Bueno, pues hay días mejores y peores. En general sí, estoy encantado de cómo me están yendo las cosas.

Fuente: Tiempo de Hoy