Inicio Rodolfo Galeria Media Site
 
 

 

 
Oct
29
 
 
 

El cine le sienta bien a Rodolfo Sancho (Madrid, 1975). En el contraluz y a corta distancia brillan más los ojos claros y los susurros, para no molestar, no restan a su voz ni el timbre cálido ni la dicción serena. Lejos del estereotipo de “hijo de” (su padre es Sancho Gracia), se ha labrado una buena carrera de actor joven pero seguro, parece un tipo capaz de bajar al terreno de los mortales a cualquier personaje. Y en la película en dos partes La Herencia Valdemar, del director novel José Luis Alemán (la primera parte está en los cines, la segunda llegará en octubre), su personaje, quizás el más prosaico de la película, remontará después hasta cobrar nuevos bríos en la trama.

-¿Habrá más acción, entonces, en la segunda parte de la película?
Sí. Lo que puedo avanzar es que se convierte en una especie de thriller de grupo de jóvenes que son perseguidos por el… mal. Ya lo hemos visto ya en otras películas: Los jóvenes, el asesino… Se convierte un poco en eso: un thriller casi de terror en el que un grupo de gente en principio normal se encuentra en una situación muy anormal.

-¿Qué tal fue rodar con un director novel?
Para mí ha sido muy buena experiencia, porque José Luis (Alemán) es muy tranquilo, nunca levanta la voz ni se estresa, o si se estresa no lo parece. Normalmente, los directores noveles suelen estar muy nerviosos, porque se lo están jugando todo a una carta. Pero aquí todo era muy tranquilo, y esa calma le da a él la posibilidad de escuchar, de pararse y poder replantear si le propones algo nuevo. Y eso, a veces, con los noveles es más complicado.

-Para atraerles al proyecto, ¿tiró Alemán del frikismo de los actores?
Imagino que no conscientemente, pero supongo que cada uno hemos sacado nuestro pequeño friki para hacer esta película. A mí, sobre todo de pequeño, me encantaba el terror… Drácula, el Hombre Lobo, todo el asunto. Me encantaba pasar miedo, leer y oír historias de miedo. Así que a mí no ha sido difícil sacarme ese freaky.

-A su juicio, ¿por qué derrotero debería ir la producción española?
Yo creo que para que una industria levante hay que saber hacer un poco de todo. Creo que hay que saber hacer películas que llenan las salas, que sean taquillazos, un cine con un toque más comercial, como quizás puede ser éste –para todos los públicos y para un público joven, con acción, con aventura-. Y también tiene que haber cine de autor. El problema es que, si sólo hay cine de autor no se crea industria, porque ese cine llena menos las salas. Entre las anécdotas que uno recoge del mundo del cine, leyendo sobre Steven Spielberg encontré la siguiente historia: para poder terminar La lista de Schindler, a Spielberg le “obligaron” a dirigir Parque Jurásico. Aquí, directamente queremos hacer La lista de Schindler. Pero si el señor Steven Spielberg baja la cabeza y cede para que le dejen hacer su película “de autor”, pues aquí a lo mejor deberíamos hacer lo mismo.

-¿Ha terminado de rodar en Sudamérica?
Sí, han sido casi cuatro meses rodando en Uruguay. Es una serie de películas que coproduce TVE, cada una con la figura de un libertador sudamericano, San Martín en Argentina, O’Higgins en Chile, etcétera. Todo ocurrió casi a la vez, hace 200 años. Cada película cuenta la historia de un libertador, y se coproduce con cada uno de esos países. A mí me ha tocado Uruguay, se llama La Redota, que quiere decir “éxodo”, y cuenta la historia de Artigas, su libertador.

-¿Y fue distinto trabajar allí?
Lo cierto es que fue muy bien, muy bien. Pero sí es muy distinto: es muy creativo y muy improvisado… Tengo mucha curiosidad por verlo, la verdad.

-¿Se llegó a aficionar al mate en esos meses?
Yo ya era bastante aficionado: ¡mi madre es uruguaya!

-¿Dulce o amargo?
Yo, natural: amargo.
Eva G. Tanco
08/02/2010
Estarvital